En dos semanas de vacunación, Uruguay superó a Brasil y Argentina en cobertura contra el covid

Mundo 16 de marzo de 2021 Por Visión Política
5f6ad1e88417a_940_529!

La velocidad de vacunación le permitió a Lacalle Pou reponerse de las críticas por ser el último país en recibir vacunas, ya que desde que empezó a vacunar a comienzos de este mes consiguió dosis con las que dejar a Uruguay a la par de sus países vecinos e incluso superarlos en términos relativos.

Hasta este domingo -último dato disponible-, el país vecino había logrado inocular al 5,88% de su población, cuando para la misma fecha Brasil había alcanzado a 5,37% y Argentina al 5,27%, conforme el relevamiento de Our World in Data. Incluso si Brasil comenzó a vacunar el 17 de enero y Argentina lo hizo el 29 de diciembre, cuando Uruguay recién empezó el 1 de marzo.

Con menos de 3,5 millones de habitantes y uno de los PBI per cápita más altos del continente, las 242.000 dosis que recibió le permitirían alcanzar el 7% de la población con la primera dosis. Y de recibir las 1,5 millones de dosis que Lacalle Pou solicitó mediante el sistema Covax, rápidamente podría superar a Chile, que con 34,48% es el país que más avanzó con la vacunación en la región.

En términos absolutos, los números muestran diferencias marcadas: mientras Argentina lleva vacunados a dos millones de habitantes, Uruguay este lunes llegaba a los doscientos mil, la décima parte.

Los datos muestran que el cuello de botella en el conjunto de la región está dado por la disponibilidad de vacunas antes que por el ritmo de vacunación -que en algunos distritos también mostró ser un impedimento para los objetivos del gobierno. Los largos períodos sin disponibilidad de vacunas pusieron relativamente a la par a aquellos países que comenzaron primero con los rezagados. Sin más, Uruguay fue el último país del Cono Sur en recibir dosis ya que las primeras que consiguió fueron 192.000 dosis de la china Coronavac (del laboratorio Sinovac) que llegaron recién el 27 de febrero y 50.310 de la vacuna de Pfizer/BioNtech.

Con menos de 3,5 millones de habitantes y uno de los PBI per cápita más altos del continente, las 242.000 dosis que recibió le permitirían alcanzar el 7% de la población con la primera dosis.

La convocatoria para las Coronavac fue para bomberos, educadores, personal de seguridad y para menores de 60 años de edad porque su eficacia en grupos etarios mayores no estaba confirmada. A su vez, su capacidad para prevenir los contagios es del orden del 50% aunque su potencia para prevenir cuadros graves es de casi el 100%. Por eso, las de Pfizer, con hasta 90% de eficacia ante casos leves, se reservaron para el personal de salud por considerarlo el más expuesto y más necesario para hacerle frente a la aceleración de los contagios.

Al fin y al cabo, para la inmunidad colectiva se requiere de más del 70% de la población vacunada y la Coronavac mostró ser más efectiva previniendo casos graves que evitando los contagios, por lo que el país no está exento de que los casos sigan subiendo, como evidenció el caso de Chile. Sin ir más lejos, en el transcurso del último mes los nuevos casos diarios se dispararon exponencialmente "del otro lado del charco" y el último viernes cruzaron por primera vez los 1000 confirmados diarios.

La vacunación es voluntaria y gratuita y el procedimiento para la asignación de las dosis se organizó con un bot que, por Whatsapp, le indicaba a los voluntarios en función de su cédula de identidad, lugar de residencia y fecha de nacimiento, si estaban dentro de los grupos prioritarios para vacunarse y les asignaba turno y lugar, por lo que la vacunación no tuvo demoras.

imagen_2021-03-16_122449

Así y todo, buena parte de las Coronavac no fueron inoculadas, por lo que se amplió la población elegible para los menores de 70, quienes desde mañana podrán registrarse para ser vacunados.

El proceso de vacunación no estuvo exento de politización, en medio de comentarios de desprestigio en redes sociales hacia la vacuna china -que de hecho produce menos reacciones adversas que la de Pfizer- y de cuestionamientos de la oposición hacia el gobierno por "dormirse en los laureles" y estar muy cómodos con el manejo de la pandemia, ya que durante la mayor parte de 2020 no llegaban a las dos cifras la cantidad de nuevos contagiados.

Las críticas fueron en ambos sentidos. Desde un segmento que cuestionaba no haber impulsado una cuarentena estricta -fue el único país de la región que no la impuso- hasta la promoción de encuentros masivos colectivos como los tamboriles o el "Ramblazo" del último sábado -en el que por motivos de prevención se suspendieron los espectáculos programados- en momentos en los que Lacalle Pou pide maximizar las precauciones y evitar los encuentros multitudinarios porque crecen los contagios.

Otro de los puntos que se cuestiona tiene que ver con los mayores de 70 que, siendo la población más vulnerable, no fue priorizada en la convocatoria voluntaria, cuando en Argentina ya se está vacunando a los mayores de 80 con la Sputnik V.

La vacuna rusa tuvo demoras en la entrega en todo el mundo y en Uruguay habían planteado la posibilidad de que las primeras dosis lleguen a más tardar en abril. De hecho, estaba programado que la vicecanciller viajara este mismo lunes a Moscú, pero el viaje de Carolina Ache fue suspendido por haber estado en contacto con un contagiado.

Mientras tanto, esperan agotar las dosis disponibles esta semana y alcanzar así la cobertura del 7% de la población con la primera dosis. Confiados en recibir más dosis a tiempo, al momento de dar la primera dosis, a los voluntarios también les informan cuándo recibirán la segunda.

Este mismo lunes partió de China el avión con 1.558.000 vacunas de Sinovac que completan el pedido uruguayo y que llegará mañana martes para ampliar la cobertura con una primera dosis a más de la mitad del país. Y recién el 26 de abril se estima la llegada de 460.000 dosis de Pfizer/BioNtech del total de 2.000.700 que compró el Estado. Fuentes: primerapagina.info y LPO

Te puede interesar