Garro y los intendentes de Juntos por el Cambio quieren armar las listas sin imposiciones

Municipios 17 de marzo de 2021 Por Visión Política
1615893966819

Los intendentes de Juntos por el Cambio sostienen su posición como grupo de fuerza en la interna bonaerense con el objetivo de obtener el respeto por su territorio que -sienten- les fue vulnerado en las elecciones anteriores. El mascarón de proa de esa resistencia es el Grupo Dorrego que lideran jefes comunales de los distritos con mayor peso electoral, entre los cuales está el platense Julio Garro. En medio de un contexto "pre-campaña" atípico, marcado por la emergencia sanitaria que impone la pandemia, siguen sumando voluntades entre colegas "amarillos" para concentrar un poder de fuego que le permita imponer condiciones en todas las secciones provinciales. 

En La Plata, esas condiciones se traducirían este año -o al menos ese es el objetivo- en una lista de seis diputados provinciales y 12 concejales totalmente definida en el orden local, con las lógicas y los acuerdos políticos propios y con criterios ordenadores demarcados por el jefe comunal en base a sus necesidades y no ya en imposiciones foráneas. Lo mismo se replicaría en el resto del territorio bonaerense.

imagen_2021-03-17_132423

Los fundadores del grupo creen que la herramienta forjadora de ese poder ya está instalada y por eso el tema político central de sus encuentros es el modo de llevar ese mensaje a la dirigencia nacional y provincial que aún no define cuáles serán sus pasos. El lunes se juntaron en Bahía Blanca para sumar nuevos alcaldes: ya son nueve intendentes que encabezan distritos de todas las secciones y que juntos reúnes más de cuatro millones y medio de electores. 

Además de Garro y los fundadores Jorge Macri (Vicente López), Néstor Grindetti (Lanús) y Diego Valenzuela (Tres de Febrero), ya participan del nucleamiento Javier Martínez (Pergamino), Guillermo Montenegro (General Pueyrredón), Ezequiel Galli (Olavarría), Pablo Petrecca (Junín) y Héctor Gay (Bahía Blanca).

Aunque el mensaje público que dan no sale en términos literales de confrontación, entre todos se ayudan para fortificar sus distritos y cada sección electoral para el armado de las listas con las que competirán en las elecciones legislativas de 2021. El objetivo de mínima es nominar las cabezas de las listas de legisladores. Y a la vez buscarán tener alguna incidencia en la de diputados nacionales para luego proyectarse hacia 2023 con la idea de recuperar la Gobernación con un intendente a la cabeza. 

La firmeza con la que los intendentes pretenden defender la construcción de "candidatos bonaerenses para la provincia de Buenos Aires" puede ejemplificarse con un contraejemplo burdo esbozado por Jorge Macri cuando se preguntó "¿como le caería a la Ciudad de Buenos Aires que Garro sería un buen candidato a jefe de gobierno?".

Más allá del respeto que les pueda generar la tracción de votos de la ex gobernadora María Eugenia Vidal, observan con cautela sus idas y vueltas para definir si competirá o no. Y tienen más recelo de posibles desembarcos al estilo del vicejefe de gobierno porteño Diego Santilli. "Estamos cerca de la gente y es necesario hablar de los temas bonaerenses y para eso estamos nosotros", es el mensaje con el que creen pueden empardar el poderío electoral de los nombres más instalados en la agenda nacional.

Garro sí lo puso en palabras en Bahía Blanca, donde también se habló de las preocupaciones por la campaña de vacunación contra el coronavirus o el plan de obras de infraestructura previsto con los 12 mil millones de pesos del FIM (Fondo de Infraestructura Municipal): "Vamos a trabajar para llevar una alternativa fuerte y contundente para recuperar la provincia de Buenos Aires", dijo.

imagen_2021-03-17_132507

Antes necesita alambrar su propio territorio para garantizar un tránsito triunfante en la elección de medio término y avanzar hacia 2023 con el poder necesario para asegurar la continuidad de su proyecto con un tercer período, sea o no encabezándolo con su nombre y apellido.

En la cita electoral inminente hay muchos nombres en danza y varios compromisos por cumplir. Por eso el monopolio del uso de la lapicera adquiere un valor trascendental para el jefe comunal platense. Cree que como nunca desde 2015 podrá privilegiar sus necesidades y acuerdos en el pago chico sin resignar los puestos más importantes: los tres o cuatro diputados provinciales y los seis o siete primeros concejales con más chances de ingresar.

Algunos creen que algo por el estilo le ocurrió en el pasado con la imposición de nombres como los de la ex senadora Pilar Ayllón o de las diputadas Carolina Piparo y Carolina Barros Schellotto, más allá del nivel de inserción que tuvieron una vez que asumieron el cargo. O que podría pasarle con Fabián Perechodnik, alguien que se propone como enviado de Vidal a la capital provincial.

imagen_2021-03-17_132517

Con autonomía para decidir, dos objetivos marcarán el accionar de Garro: consolidar un bloque de concejales sin fisuras que agilice los temas que impulse y garantizar una presencia potente en la Legislatura, que lo sostenga entre los referentes opositores a tener en cuenta a nivel provincial.

En ese camino, Garro necesita margen de maniobra para acordar hacia el interior del PRO, socio con mayor representación institucional en la coalición que gobierna en la ciudad, donde hay sectores que le responden directamente y otros que conviven con alguna autonomía.

Algo parecido tendrá que hacer con la UCR, la segunda minoría que atravesará el proceso electoral del próximo domingo antes de definir sus propios candidatos. Y con los distintos sectores peronistas que forman parte del gobierno municipal pero son independientes y tensionan entre sí. A ellos se suman los referentes que tienen origen en la Coalición Cívica, con presencia tanto en el gabinete como en el Concejo Deliberante.

En la ensalada de nombres que ofrece el menú del PRO en La Plata, una de la posibilidades que se baraja en el entorno del intendente es que la nóminas estén pobladas de nombres fuertes, funcionarios que hoy ocupan secretarías claves y que podrían aparecer en las listas legislativas como parada intermedia a una posible carrera por la sucesión en 2023, en caso de que se confirme la aplicación de la ley que impide la reelección de Garro. 

Uno de esos nombres es el del secretario de Seguridad Darío Ganduglia, quien lo acompañó en 2019 como primer concejal y es el virtual viceintendente. Algunos lo señalan como "el elegido" como sucesor y un modo de ungirlo podría ser darle el primer lugar en la lista de diputados provinciales. Otra manera sería cortar su licencia y devolverlo a la banca de concejal con un rol más protagónico, como presidente del cuerpo, ante el fin de mandato de Ileana Cid.

imagen_2021-03-17_132529

La actual presidenta del cuerpo es por eso mismo otra de las que pone en juego este año sus posibilidades de proyección. La cita electoral le pone fecha de vencimiento a su mandato y la mirada de Garro sobre su gestión en el cuerpo deliberativo será decisiva en la definición de su futuro. Si no es la reelección como edil o un regreso al gabinete, un lugar en la lista de legisladores vuelve a ser una posibilidad como lo fue en 2019.

Camino más sinuoso transita la diputada Carolina Piparo, quien hasta la madrugada del 1º de enero aparecía como una velada aspirante a la intendencia que por eso mismo tenía casi asegurada un lugar en las listas, para seguir como legisladora provincial o para encabezar la de concejales y municipalizar su perfil. El devenir judicial de su marido Juan Ignacio Buzali y su propia actuación durante el fatídico año nuevo en el que fue asaltada y luego protagonizó como acompañante el atropellamiento de una moto le ponen incertidumbre a su futuro.

La juventud PRO quiere explorar su propio camino y promueve para ello a Julieta Quintero, la concejal que también está de licencia desde que se hizo cargo de la sensible área social de la Municipalidad. La apuesta en el corto plazo es que la funcionaria (que concluye su mandato como concejal) tenga un rol protagónico en las elecciones de medio término, con un objetivo de máxima que es la listas de diputados provinciales.

imagen_2021-03-17_132540

Algunos se preguntan por el futuro de Nelson Marino, otro de los dirigente que genera una nivel de confianza en el intendente. Ex secretario de Gobierno fue electo concejal en 2019 pero desde su banca no ha logrado cultivar un perfil de trabajo definido. Al punto que tuvo que dejar la presidencia de la estratégica Comisión de Legislación alegando razones personales y en medio de cuestionamientos por la paralización que tenía ese cuerpo. Sus aspiraciones históricas han sido las de desembarcar en la Legislatura y no se descarta que el intendente retribuya su fidelidad con un lugar en ese armado.

En el concierto del PRO, en la discusión quiere terciar Julio Irurueta, un histórico concejal que dejó su banca en 2019 y actualmente ocupa un rol como colaborador de la gestión en el Ejecutivo. Fue uno de los primeros en blanquear que quiere ser el sucesor de Garro y ahora pide una interna amplia en caso de que el intendente no vaya por la reelección. Claro que para estar en carrera posiblemente requiere volver al ruedo con algún cargo electivo, tal vez de nuevo como concejal.

imagen_2021-03-17_132600

Un ingrediente que podría sumarse, aunque con una mirada más puesta en 2023 que en el corto plazo, es la aspiración del senador Juan Pablo Allan, otro de los que se ve como sucesor desde un sector interno distinto al del intendente. Tiene asegurado su continuidad en la banca por dos años más y es considerado un "leal" a la gestión. Podría intentar presencia en la lista de concejales con algún referente de su sector para aumentar el volumen político. 

Durante el año de pandemia, desde la Legislatura surgió otro nombre vinculados directamente con La Plata. Se trata de Daniel Lipovetski, ex diputado nacional que bajó a la provincia por otra sección electoral, pero ya explicitó que tiene intenciones de hacer valer su trayectoria y conocimiento público. En ese camino busca inserción y respaldo territorial en la ciudad. Habrá que ver si en la discusión de las listas de este año le habilitan el juego para ser protagonista.

La necesidad de los intendentes de Juntos por el Cambio, y en particular de Garro, por tener el poder de definir los nombres que aparecerán con tipografía más grande en las boletas electorales de este año, se potencia si se tiene en cuenta el juego que tiene que sostener con sus aliados dentro de la coalición. 

imagen_2021-03-17_132611

En el caso del platense la escena es más compleja por la multiplicidad de actores. Sólo la pata peronista le pone en agenda al menos a cinco sectores con aspiraciones a crecer. Conviven en la gestión y con alguna aspiración de anotarse en la carrera el secretario de Gobierno Marcelo Leguizamón, con otros dirigentes del mismo origen pero pertenencias muy distintas como el secretario de Obras Públicas Luis Barbier. Sin dejar de lado el rol que podría jugar el monzoismo o los ex concejales y también miembros del Gabinete Miguel Forte y Fabián Lugli. 

Más incierto es lo que pueda ofrecer el radicalismo. El partido centenario tiene una interna en el horizonte y de su resultado podría depender el tipo de relación con el socio mayoritario de la coalición. Ambas opciones en pugna reivindican la alianza como herramienta electoral para sostener cuotas de poder institucional, pero los matices puede aparecer en las exigencias de un mayor protagonismo. Si el oficialismo gana tal vez sea tiempo que el presidente del bloque de concejales Claudio Frangul pueda pegar el anhelado salto a la Legislatura. Es martingala podría implicar la bajada de Diego Rovella al Concejo Deliberante.

En la cita electoral que se avecina el oficialismo pone en juego seis bancas de concejales y cuatro de diputados provinciales. Entre los primeros hay cuatro del PRO (Julieta Quintero -reemplazada en su licencia por Francesco Arriaga-, Ileana Cid, Liliana Lucha y Darío Musto); un radical (Raúl Abraham) y uno de la Coalición Cívica (Javier Mor Roig). Entre los legisladores provinciales que vencen mandato está Piparo, Carolina Barros Scheloto, el radical Diego Rovella y el monzoista Guillermo Bardón, hoy integrante del bloque Cambio Federal. Fuentes: Fuentes: primerapagina.info y 0221

Te puede interesar