Recambio generacional: ya no son pibes, en La Cámpora comenzó la transición generacional

Generales 13 de junio de 2021 Por Visión Política
Ya no hay una mesa de mando nacional, pero hay cuadros políticos y figuras emergentes que ganan espacios de poder
5ZJWBGEUFBA7NHV6SBVEXC2KIA

Después de haber accedido a lo más alto del Estado, La Cámpora atravesó un invierno de cuatro años que implicó, entre otras cosas, un recambio en su mesa de conducción. Con el triunfo del Frente de Todos recuperó las estructuras del Estado y se expandió en áreas estratégicas.

Ya no hay una mesa de mando nacional, como aquella que estuvo integrada por Eduardo “Wado” de Pedro, Mayra Mendoza, Mariano Recalde y Juan Cabandié. La salida de José Ottavis y el desplazamiento de Máximo Kirchner de Santa Cruz hacia Buenos Aires en 2016 fueron dos factores que impactaron en las formas de hacer política dentro y hacia afuera de la organización.

DFY5BXSRFRDG3LKL4N7BDS6XKA

Con una visible pérdida de terreno en la Ciudad de Buenos Aires frente a Recalde y frente a la agudización de algunas diferencias, Juan Cabandié se alejó de La Cámpora hace más de dos años y creó su propio espacio. En la conducción de la agrupación hubo un recambio natural. “La juventud ya tiene 40”, describe una fuente del Frente de Todos que tiene buen vínculo con los referentes de La Cámpora, y afirma que hoy tienen cuadros políticos y “figuras emergentes”. “No es un lugar para recién llegados, no hay espacio para los arribistas”, describe esa fuente.

Hoy, con cargos estratégicos en áreas de gestión del Estado, más de una decena de diputados nacionales, siete senadores y representantes en varias legislaturas del país, La Cámpora cuenta con una estructura de poder y una profunda capilaridad en gran parte del territorio nacional.

En una permanente interna con el ala más moderada, el ministro de desarrollo bonaerense Andrés “el Cuervo” Larroque es el secretario general de La Cámpora y su pata territorial. Representa el ala más dura de la organización, pero fue el elegido de Axel Kicillof para cubrir el cargo que dejó Fernanda Raverta cuando Alberto Fernández la convocó para la Anses.

Como encargada de las políticas sociales de la organización y un cargo en el Ministerio de Desarrollo Social está Laura Valeria Alonso. Los dirigentes de La Cámpora le dicen “La Laura Alonso buena”, y es quien encarna en la cartera conducida por Daniel Arroyo la disputa con el Movimiento Evita y otros movimientos sociales por el sentido de las políticas sociales.

Con un estilo más moderado, Wado de Pedro administra más de un rol. Es el mayor enclave de La Cámpora en la administración de Alberto Fernández, un pivote entre el Presidente y la vicepresidenta y un armador nacional. Además, es el guardián de los intereses del kirchnerismo en la gestión judicial.

El senador Mariano Recalde recuperó poder con el triunfo del Frente de Todos. Es una pata importante del kirchnerismo en el Consejo de la Magistratura y asumió como jefe del PJ porteño, tras la salida de Víctor Santa María. Aunque en lo formal está fuera de la conducción de Aerolineas Argentinas, sigue de cerca las políticas aerocomerciales de Pablo Ceriani, con quien tiene un buen vínculo.

También avanzó casilleros y logró posicionarse como una referente dentro de la organización Fernanda Raverta. De buena relación con Alberto Fernández y muy valorada por Cristina Kirchner, había sido la elegida para representar a La Cámpora en el fallido acto virtual de la CGT del 17 de octubre pasado. Su nombre sonó como posible candidata pero en su entorno niegan la posibilidad. Ocupa uno de los lugares más estratégicos de la gestión y no parece tener intenciones de dejarlo.

Aunque se involucró hace más de cinco años en la militancia de la organización, la titular del PAMI Luana Volnovich es otro cuadro que adquirió una mayor visibilidad en 2019. Maneja una de las cajas más importantes de la política y su nombre suena cada vez más fuerte para integrar las listas en las próximas elecciones.

Quienes rodean a de Pedro también lograron cargos estratégicos. Marcos Schiavi, extitular del Archivo General de la Nación. es uno de los laderos de de Pedro y ahora está a cargo de la comisión consultiva del AMBA. Sigue de cerca los conflictos con la Ciudad de Buenos Aires. El hermano de de Pedro, Gerónimo Ustarroz, es otra de las patas de La Cámpora en el Consejo de la Magistratura. Santiago “Patucho” Álvarez, uno de los principales cuadros de YPF, también es amigo de de Pedro.

En el trabajo territorial también crece la figura de otro hombre de confianza de Máximo Kirchner, Facundo Tignanelli, quien preside el bloque de diputados del Frente de Todos de la provincia de Buenos Aires. Aliada de Kirchner, Mayra Mendoza, intendenta de Quilmes, es otro de los cuadros políticos del espacio, cuya influencia en el conurbano y en la Provincia de Buenos Aires creció con su llegada a la gestión.

La diputada nacional Daniela Vilar es otra de las referentes en dos importantes frentes temáticos de La Cámpora: la agenda de género y los asuntos ambientales. Fuentes partidarias señalaron a este medio que es ella a quien Máximo Kirchner mira con buenos ojos para suceder en Lomas de Zamora al jefe de ese distrito, Martín Insaurralde.

Otra referente de la organización es la diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires Paula Penacca, a quien Kirchner escucha atentamente en lo que respecta al distrito porteño.

Detrás de los escenarios y enfocado en las campañas y los contenidos tiene un rol importante Igancio Saavedra, exgerente de Noticias de Canal 7 y exdirector de la Afsca.

Los esfuerzos de la organización estuvieron destinados a posicionar a Kirchner como jefe del PJ bonaerense, pero sus dirigentes reconocen que hay un proyecto político de largo plazo. La desconfianza y el culto al hermetismo siguen vigentes.Fuente primerapagina.info y telam.com

Te puede interesar