Biden es el primer trabajador: el norteamericano más cercano a los sindicatos desde Roosevelt

Mundo 07 de julio de 2021 Por Visión Política
Joe Biden es el presidente de Estados Unidos más cercano a los sindicatos en décadas. Desde que asumió el cargo, ha sido un firme defensor del fortalecimiento del derecho de los trabajadores a organizarse.
60e07453e3857_940_529!

Joe Biden es el presidente de Estados Unidos más cercano a los sindicatos en décadas. Desde que asumió el cargo, ha sido un firme defensor del fortalecimiento del derecho de los trabajadores a organizarse, una posición que comparte un importante sector del Partido Demócrata y ya tuvo un impacto importante en la renegociación del NAFTA durante el gobierno de Trump. Ahora ya en la Casa Blanca, sus ambiciosos planes de infraestructura y cambio climático incluyen la exigencia de creación de empleos sindicalizados. 

Durante su campaña presidencial, a menudo recordó en sus discursos sus raíces en Scranton, una ciudad industrial con una fuerte historia en la pelea por los derechos de los trabajadores. De hecho, en la pasada elección Biden rápidamente se convirtió en el candidato de los sindicatos y recibió 27.5 millones de dólares de contribuciones de distintas "Unions", mientras que Trump solo obtuvo $ 360,000 de grupos similares. 

Richard Trumka, el eterno presidente de la poderosa central obrera AFL-CIO, respaldó la candidatura de Biden y su posición en la renegociación del NAFTA -el acuerdo comercial de Estados Unidos, Canadá y México-, que por primera vez impuso al país de López Obrador exigencias de libertad sindical y respeto de derechos laborales. Fue el primer acuerdo comercial que la federación laboral aprobó activamente desde el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Jordania en 2011. 

Biden durante su campaña a menudo recordaba a los votantes sus raíces en Scranton, una ciudad industrial con una fuerte historia en las luchas sindicales. Rápidamente, se convirtió en el candidato de los sindicatos y recibió 27,5 millones de dólares de aportes de distintas "Unions", frente apenas 360.000 que recibió Trump

Según las encuestas a boca de urna realizadas durante las elecciones presidenciales de 2020, el 57% de los hogares con un miembro de algún sindicato votaron por Biden, mientras que el 48% de los votantes sin un miembro de sindicatos en su familia favorecieron a Trump. 

Biden dejó en claro su preferencia por los sindicatos apenas aterrizó en la Casa Blanca. En su primer día en como Presidente firmó una orden ejecutiva que designaba la creación de empleos sindicalizados como una de las prioridades de su administración. 

En ese momento, ordenó a la Oficina de Administración de Personal (OPM) que estableciera un salario mínimo de $15 para todos los contratados por el Gobierno Federal y creó un grupo de trabajo, encabezado por la vicepresidenta Kamala Harris, para crear empleos sindicalizados y promover la organización laboral.

image_2021-07-06_111051

Si bien la Ley de Protección del Derecho a Organizarse o Ley PRO, que revisa las leyes laborales y apoya el derecho a sindicalizarse, fue aprobada por la Cámara de Representantes donde los demócratas tienen mayoría en Marzo, los republicanos la congelaron en el Senado, donde hay un empate de votos. 

Las acciones a favor de los sindicatos de Biden difieren de los múltiples enfrentamientos que protagonizó Trump con las Unions y probablemente sean parte de su legado, convirtiéndose en el presidente más pro-sindical desde Franklin D. Roosevelt

Una posición que ha generado fuertes tensiones con México. Biden intensificó las presiones para que López Obrador cumpla con las nuevas disposiciones laborales del NAFTA. Una tarea que encomendó a su vicepresidenta, Kamala Harris.

Luego de una reunión con López Obrador en su primer viaje al exterior como vicepresidenta, Kamala Harris anunció que Estados Unidos invertiría 130 millones de dólares en asistencia técnica a México para financiar programas que mejoren las condiciones laborales. Un anunció que en su letra chica incluye el monitoreo de políticas de libertad sindical, que termine con el modelo de unicato sindical subordinado al poder, que México tiene desde los años del PRI y López Obrador no parece interesado en cambiar.

Aunque su visita a Guatemala y México se centró en detener el flujo migratorio hacia la frontera con Estados Unidos, como jefa del grupo de trabajo laboral de la Casa Blanca, Harris presionó a México para que cumpliera con las obligaciones laborales del tratado. 

El enfoque en los derechos de los trabajadores refleja una prioridad constante y creciente para los legisladores demócratas en el Congreso. 

Durante las negociaciones comerciales del NAFTA en 2019, los demócratas presionaron para incluir un mecanismo de resolución de disputas de acción rápida para abordar las violaciones de los derechos laborales en México. 

Bajo el nuevo acuerdo comercial, cualquier individuo, sindicato u organización puede presentar una queja ante los Estados Unidos contra una fábrica que opera en México por violar el derecho de los trabajadores a organizarse o negociar colectivamente. 

Como resultado, en los últimos meses varios sindicatos en Estados Unidos, incluido AFL-CIO, han presentado quejas laborales contra empresas en México. 

image_2021-07-06_111136

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, aseguró a Richard Trumka que la administración de Biden piensa hacer cumplir todas las reglas comerciales para proteger los derechos de los trabajadores. 

Tai viajará a la Ciudad de México la próxima semana para reunirse con sus pares mexicanos y canadienses, un año después de la entrada en vigor del nuevo NAFTA. Fuentes: primerapagina.info y lapoliticaonline.com.ar

Te puede interesar