La mano derecha del Gringo deja claro donde están parados: "Schiaretti es referente de la oposición"

Provincias 28 de septiembre de 2021 Por Visión Política
MFSWKYJYMZSGMYLDMU3DMZLFMY

El Whatsapp de Facundo Torres explota. El ministro de Gobierno de Juan Schiaretti sabe cómo le fue a la lista que encabezan Alejandra Vigo y Natalia de la Sota en cada uno de los circuitos electorales de Córdoba. Las planillas con los datos depurados están sobre distintas mesas de trabajo. Podría decirse que el ministro sabe, o podría saberlo si quisiera, quién fue a votar y quién no, fruto del minucioso trabajo de fiscalización que Hacemos por Córdoba realizó el 12 de septiembre. En definitiva, Torres sabe qué hizo y qué no hizo cada intendente, y por eso su WhatsApp explota.

image_2021-09-27_121438

-¿En serio creen que Schiaretti va a ser el "Biden argentino"?

-Es muy aventurado dar certeza sobre cuál va a ser el lugar que ocupe Juan Schiaretti en el futuro. Sí puedo decir que Juan es uno de los dirigentes nacionales más encumbrados, con mayor estatura política, que conoce perfectamente el lugar que ocupa nuestro país en el mundo, que es alguien que encarna a principios que realmente hoy nuestra sociedad está reclamando. Juan es sinónimo de confianza, de certeza, de seguridad; es sinónimo de apoyo a la producción, a la generación de empleo.

No es un Gobierno que declama el federalismo, sino que lo ejecuta.

-En la actual coyuntura, ¿alcanza con eso o se necesita ser un opositor al kirchnerismo?

-A nivel nacional está absolutamente transparente la situación con respecto a esta grieta que existe entre el modelo del Gobierno Nacional y la oposición a ese modelo, que van encarnando distintas figuras, que en su momento fue Macri quien la protagonizó, pero a futuro no se sabe. La elección de (Javier) Milei de 14 puntos desde la derecha, o la izquierda y sus buenos resultados, generan la sensación de que la oposición al proyecto nacional está buscando referentes que la encaucen.

Schiaretti puede ser la persona que represente valores que hoy nuestros ciudadanos buscan en Argentina. Esto de ser un dirigente que subsidia el empleo y no el desempleo, de ser un dirigente con un marcado sentido productivista, son cuestiones que se ponderan porque se han ido degradando en nuestro país

-¿Schiaretti es un referente de esa oposición?

-Absolutamente. Estoy convencido de que más que ser un referente de la oposición, Schiaretti puede ser la persona que represente muchísimos valores que hoy nuestros ciudadanos buscan en Argentina. Esto de ser un dirigente que subsidia el empleo y no el desempleo, de ser un dirigente con un marcado sentido productivista, son cuestiones que se ponderan porque se han ido degradando en nuestro país.

image_2021-09-27_121005

-¿Qué aprendió el peronismo de Córdoba de la fallida experiencia nacional de 2019?

-En ese momento también se empezó a consolidar una opción republicana, una avenida del medio entre este antagonismo del kirchnerismo y el antikirchnerismo. Lamentablemente muchos de los dirigentes más importantes de esta opción terminaron yéndose a distintos extremos. Pichetto y Massa terminaron en esos extremos.

-¿Y hay condiciones para recrear esa opción o la dinámica los llevaría a sumarse a colaciones existentes, como Juntos por el Cambio?

-Nosotros venimos de concepciones de esa naturaleza. Hoy Hacemos por Córdoba contiene a 16 expresiones políticas, estamos acostumbrados a tratar de ser plurales, amplios, de escuchar a todos y, de alguna manera, es donde más cómodos nos sentimos.

En 2019 se empezó a consolidar una opción republicana, una avenida del medio entre el antagonismo del kirchnerismo y el antikirchnerismo. Lamentablemente muchos de los dirigentes más importantes de esta opción terminaron yéndose a distintos extremos. Pichetto y Massa terminaron en esos extremos

-¿Se sentirían más cómodos en una coalición nacional como Juntos por el Cambio?

-Nos sentimos cómodos en esta firme vocación de ser plurales, de convivir con ideas distintas en cuanto a los políticos, tratando lógicamente de nunca claudicar en la defensa de los valores y principios que son innegociables en nuestro proyecto político.

-La agenda de cuatro puntos que los candidatos de Hacemos por Córdoba hicieron suya (fin del cepo a la carne, reducción de las exportaciones y rechazo a la reforma judicial y a la ley del procurador general) es muy similar a la de Juntos por el Cambio. ¿Van por esos votos, van por los votos de Juntos por el Cambio?

-Nosotros hemos tenido un resultado muy positivo en esta elección...

image_2021-09-27_121105

-¿Por qué hablan de positivo cuando siendo gobierno sacaron el 22 por ciento en la ciudad y 25 en la provincia?

-Estamos defendiendo nuestra participación en el Congreso a través de un senador, que hoy no está con nosotros, y tres diputados. Según el resultado de las Paso, tendríamos la posibilidad de recuperar el senador y lograr dos diputados. Es un resultado positivo porque no se juegan cargos locales y hay una profunda grieta. Hace ocho o diez meses, cuando se comenzó a bosquejar la idea de enfrentar estas elecciones con una lista propia, teníamos plena certeza de que la sociedad estaba dividida, de que no éramos el vehículo natural para estar en contra del Frente de Todos, del Gobierno nacional, porque el vehículo natural era el PRO; y que tampoco éramos el vehículo natural para estar a favor del Frente de Todos. Entonces, ser opción en esta polarización era un desafío, y creo que cumplimos.

-¿Con este reenfoque del discurso pueden quitarle votos a Juez?

-Tenemos posibilidades en varios frentes: primero, en aquellas listas que no pasaron las Paso. Como segunda cuestión, estoy absolutamente convencido que dentro de la interna de Juntos por el Cambio va a abrirse una brecha, no sabemos el tamaño, pero habrá electores que no se sentirán representados por Luis Juez o Rodrigo de Loredo. Es lógico que haya radicales y del PRO que no quieren votar a Juez por la historia peronista de Juez... Ahí nosotros somos una opción coherente y cordobesa que no responde a ningún interés nacional.

Es lógico que haya radicales y del PRO que no quieren votar a Juez por la historia peronista de Juez... Ahí nosotros somos una opción coherente y cordobesa que no responde a ningún interés nacional.

-¿Cuál es el análisis que hacen del resultado de la ciudad de Córdoba, donde la adhesión fue menor?

-En todas las ciudades grandes se consume mucho la grieta y la pelea a través de los medios nacionales. En segundo lugar, la lista de Juntos por el Cambio que termina ganando es muy fuerte para la ciudad, integrada por Juez, un ex intendente, quien también compitió contra De Loredo en la última elección municipal; es un buen combo. Nosotros vamos a mejorar en la ciudad con la figura central de Juan, porque es un dirigente con altísima aceptación, y mostrando la figura del intendente, que tiene muy buena consideración y es muy aceptado con su gestión encaminada.

-¿Está resuelta la interna con el peronismo K? ¿Cómo imagina hacia el futuro la relación entre los dos peronismos?

-No tuvimos una interna, nosotros siempre estuvimos en el mismo lugar: siempre competimos con lista propia. La convivencia va a ser siempre respetuosa.

image_2021-09-27_121126

-¿Hay posibilidad de unificación?

-Creo que es absolutamente imposible en el plano local. Hacemos por Córdoba tienen identidad marcada y no hay ninguna coincidencia con la forma de sentir y hacer la política que hoy expresa el Gobierno Nacional.

-En la campaña de las Paso, el Frente de Todos no apuntó contra Schiaretti. ¿Sospechan que esa actitud cambiará ahora?

-Sería lo lógico. A Córdoba vinieron recursos nacionales, pero es lo que corresponde: Córdoba aporta al gobierno nacional muchísimo dinero, y que vuelva en obras es lo que corresponde.

-¿Se preparan para un recorte de recursos, por ejemplo para el financiamiento del déficit de la Caja de Jubilaciones?

-Eso pasó en su momento, es una historia reciente. La actitud del Gobierno provincial hacia el Gobierno nacional fue la de siempre: otorgar gobernabilidad, respetar la institucionalidad y apoyar y acompañar aquellas políticas que entendemos son necesarias para el Gobierno nacional, pero siempre defendiendo a los cordobeses. Sería muy aventurado decir qué va a pasar el 14 de noviembre y más aventurado aún decir cuáles van a ser las actitudes que van a tomar los perdedores. Esperemos que todo termine en la elección.

Es absolutamente imposible ir a una unificación con el kirchnerismo. Hacemos por Córdoba tienen identidad marcada y no hay ninguna coincidencia con la forma de sentir y hacer la política que hoy expresa el Gobierno Nacional.

-Como ministro de Gobierno, ¿cómo vivió la semana de las renuncias en el gabinete nacional?

-Lo primero, el hartazgo que está teniendo la sociedad con algunas actitudes con respecto a la política toda, y acá no lo voy a hacer propio a un partido. Venimos de un momento muy complicado, nos tenemos que situar: nadie llegó a la elección con un buen humor, porque a la crisis sanitaria se le suma la crisis económica, con una inflación galopante. La semana de las renuncias expresó la implosión del Gobierno nacional. Pero esa semana nos hizo mal a todo el sistema político.

-¿Hubo riesgo institucional?

-Sí, por supuesto. En algún momento pensé que esto iba a terminar de otra manera. Existía y existe ante estas situaciones un temor que es fundado.

image_2021-09-27_121148

-¿Para usted esa interna no está resuelta?

-Esta situación particular está superada, pero creo que cuando el liderazgo, cuando el dueño de la estructura partidaria no es el presidente y ante cada decisión tiene que estar legitimándola con la dueña de la estructura, seguramente van a producirse nuevas rispideces. Esperemos que nunca vuelvan a llegar a la gravedad que padecimos.

-¿Cómo será la sucesión del peronismo tras más de dos décadas de dos liderazgos (De la Sota y Schiaretti) que no estarán como candidatos en 2023?

-Es un momento bisagra para este proyecto político. Y lógicamente nos da una sensación distinta. Tenemos grandes dirigentes dentro de nuestro proyecto político para darle seguridad o certezas a la sociedad cordobesa.

Cuando el dueño de la estructura partidaria no es el presidente y ante cada decisión tiene que estar legitimándola con la dueña de la estructura, seguramente van a producirse nuevas rispideces

-¿Hay un líder natural en ese proceso?

-El líder del proceso es Juan Schiaretti. Él es el ordenador de la transición de poder. Es la única persona que puede asumir ese rol en Hacemos por Córdoba, en donde hay dirigentes con muchos años de experiencia y con gran trayectoria, pero también jóvenes que vienen empujando con ganas, con experiencia en gestión y que también quieren ocupar esos espacios. Fuentes: primerapagina.info y lapoliticaonline.com.ar

Te puede interesar