A la cancha: AF visitó Punta Lara a escondidas para mostrarse con un intendente exitoso y gente común

Nacionales 30 de septiembre de 2021 Por Visión Política
1

Un rato antes del mediodía de este jueves, con la lluvia acechando y el karma de la derrota por culpa de la foto de la fiesta de Olivos en sus espaldas, el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, visitó inesperadamente Punta Lara, la localidad balnearia del partido de Ensenada, donde gobierna infranqueablemente el intendente hiper kirchnerista Mario Secco.

imagen_2021-09-30_192549

Pero su paso por la costanera ensenadense no fue parte de la agenda oficial, sino de la campaña política que arranca hoy con miras a las elecciones generales a realizarse el próximo domingo 14 de noviembre, en las que el FdT afronta el magnánimo desafío de revertir un resultado negativo que condenaría al oficialismo a perder tantas bancas como para poner en juego seriamente la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación y la mayoría clara en el Senado que preside CFK.

El mandatario llegó ansioso y esperanzado a la bella Punta Lara, donde lo esperaba Mario Secco con agenda armada: lo primero que hicieron fue recorrer el recientemente remodelado Camino Costanero Almirante Brow, donde se llevan a cabo los trabajos de finalización de obras.

Allí, AF dialogó con los obreros que le ponen estética a una obra enorme y fundamental para el turismo de millones de habitantes del sur del conurbano profundo y pobrísimo, para quienes Punta Lara es el principal centro de veraneo en los fines de semana, especialmente de diciembre a marzo.

imagen_2021-09-30_192415

Luego, junto al intendente y algunos colaboradores muy cercanos fueron hasta una humilde vivienda de esa zona, donde los esperaban la familia dueña de casa y algunos vecinos. Durante más de media hora, el Presidente charló distendidamente con gente común, que le planteó diversas inquietudes relacionadas con el trabajo, la salud, la inflación y los precios como temas centrales.

A la salida, fueron hasta la ferretería La Playita, ubicada frente a la Dirección de Turismo municipal, un comercio bien localista, donde Fernández y Secco escucharon durante varios minutos a sus propietarios, explicar las dificultades con las que deben luchar cada día todos los comerciantes argentinos desde que levantan hasta que bajan las persianas.

La visita presidencial a Punta Lara terminó con un almuerzo en un conocido local de comidas al paso recostado sobre el oscuro y contaminadísimo río de la Plata, a metros del remodelado Camino Costanero y frente a la Unidad Sanitaria Juana Azurduy.

Mientras esperaban la comida, un trabajador de la UOCRA se acercó y filmó su reclamo sobre la golpiza recibida a primera hora de la mañana por un obrero en la Puerta 2 de la destilería de YPF, en el barrio Mosconi de Ensenada, el mismo distrito al que pertenece la localidad anfitriona presidencial de Punta Lara.

Pasadas las 15 horas y con la lluvia acariciando suavemente la costa del mítico río de la Plata, el titular del Ejecutivo nacional emprendió el regreso a Olivos, dejando una estela de reclamos periodísticos por esconder su visita a Ensenada.

Hace tiempo que los políticos argentinos de relevancia nacional no anuncian sus visitas, tal vez para evitar escraches o disgustos. Y cuando lo hacen, cierran la zona del evento, invitan a algunas personas comunes para mostrar en la estética proselitista y generan ellos mismos las imágenes que luego envían a los medios.

Te puede interesar