La peor campaña: el catalán Antoni Rubí plagió el plebiscito de Pinochet y lo utiliza para el FDT

Nacionales 09 de octubre de 2021 Por Visión Política
tapa2

Antoni Rubí es el cerebro detrás del plagio de la campaña que hizo el genocida Augusto Pinochet Ugarte en Chile cuando plebiscito su dictadura; La emergencia nublo evidentemente la memoria del catalán ya que en estas horas pondrá en circulación el oficialismo luego de la paliza del 12-S. Es, por imperio de la sorpresa y las tormentas del FDT, una campaña de emergencia aunque parte de una base que el catalán explora como línea general de la comunicación, que antes propuso vía Massa en el laboratorio oficial pero que, además, ensayó en el mensaje del jefe de Diputados.

tapa1

Con un reflujo plebiscitario sacado del la década del 80 y para peor de una dictadura genocida, el asesor catalán propuso una "campaña positiva" que tiene como eje el "Sí" de lo que se quiere y evita, en la medida que la dinámica y el ring político lo permita, la discusión negativa. En los bosquejos que circulan, predominan los colores rojo, violeta y verde, y pierde centralidad el azul característico del Frente de Todos pero, además, el color emblema del PJ del Frente para la Victoria (FpV). El catalán le expuso su plan de campaña a los Fernández, Alberto y Cristina, a Massa, Axel Kicillof, Máximo Kirchner y Juan Manzur.

ca00a5c2a52d4516e596008e802ee950--chile-yo

"Nosotros somos el sí, ellos son el no", sintetiza un experto en campañas del FDT que el perfil que tendrá la nueva comunicación que empezará a rotar en las próximas horas, primero con afichería y vía pública, y luego con spot que en medios se difundirán desde el fin de semana pero que antes circularán por redes. Hubo, antes, algunos indicios: la idea del "sí" la incorporó Alberto Fernández en los pocos discursos que hizo en estos días y este miércoles tuvo una expresión más concreta en la comunicación política en torno el pulseo por la ley de Etiquetado Frontal.

TAPASI

Preocupados por la caída de la imagen presidencial y de la gestión que arrojan las encuestas, desde el comité de campaña del Frente de Todos le dieron vía libre a los gobernadores para provincializar el discurso de cara a las generales de noviembre para recuperar al menos 10 puntos.

En el oficialismo consideran que el gobierno cuenta con una aprobación del 30 por ciento y la estrategia para todo el país es llegar al menos al 40 a través del aumento del número de electores y de la movilización de las bases peronistas que creen que en buena medida expresaron su descontento en no ir a votar el 12 de septiembre.

Para ello, se diseñó una doble estrategia. Por un lado, la provincia de Buenos Aires donde el gobierno nacional junto a Kicillof unificarán criterios para superar a Juntos por el Cambio en el distrito más importante del país. 

SIsobtienearchivo

En el resto de los distritos, la lógica será diferente y ya fue acordada entre Alberto con los gobernadores; provincializar la campaña y hacer jugar a los intendentes: "nos votan 3 de cada 10, necesitamos que cada intendente convenzan a uno más para llegar al 40%", analizan en Casa Rosada.

En consecuencia, a diferencia de lo que sucedió en las PASO, cuando el slogan "la vida que queremos" se impuso en todo el país, ahora habilitaron a los mandatarios provinciales a desplegar su propia estrategia de la mano de los intendentes.  A su vez, los alcaldes llevaron un mensaje claro a Nación: "dennos el material para poder militar", que no significa otra cosa que llevar obras y concretar anuncios que mejoren en algo la difícil situación que atraviesa la mayoría de la población.

INSIDESI

En el caso de Santa Fe, por ejemplo, se comenzó con la ambiciosa obra de la circunvalación ferroviaria en la capital provincial que acelerará el ingreso de los trenes a los puertos del Gran Rosario. Calculan que la carga del noroeste destinada a la exportación ahorrará 8 horas en llegar a destino, un platal en términos logísticos.

Por otro lado, no se descarta que Alberto le anuncie a Perotti la cancelación de la deuda histórica que Nación tiene con Santa Fe que al día de hoy suman casi $100 mil millones por coparticipación retenida indebidamente que tiene fallo de la Corte Suprema de Justicia.

En definitiva, en el oficialismo buscan federalizar la campaña, un reclamo que venían haciendo los gobernadores que por lo bajo se quejaban del porteñismo extremo que caracterizó la primera mitad del Alberto Fernández y que ahora parece haber encontrado otro rumbo con la incorporación de Manzur a la jefatura de Gabiente, Veremos si el plagio de Rubi afecta el voto del nucleo duro del FDT que es centralmente defensor de los DDHH. Fuentes: primerapagina.info y lamovidaplatense.info

Te puede interesar