La tormenta perfecta: tras el 3,5% de septiembre, AF va a elecciones con la inflación descontrolada

Nacionales 18 de octubre de 2021 Por Visión Política
fotonoticia_20200719075936_1200

La credibilidad en la pauta inflacionaria de la ley de Presupuesto para el año que viene quedó fuertemente cuestionada por el 3,5% de septiembre. Es que el 33% de inflación anual implica un promedio mensual del 2,3% y la evidencia del mes pasado muestra que lo más probable es que de acá en adelante la economía se maneje con un piso del 3% mes a mes.

Decir 3% de promedio mensual equivale a decir 42,6%. Es una cifra optimista si se tiene en cuenta que hasta el mes pasado las proyecciones del sector privado rondaban el 46% anual para todo 2022, partiendo de una trayectoria que empezaba con 2,8% en septiembre, octubre y  noviembre para luego acelerarse en diciembre y enero arriba del 3% y hacer un pico del 3,7% en marzo.

image_2021-10-18_122911

El hecho de que con tarifas pisadas y dólar oficial "domado" para contener la inflación hasta el 14 de noviembre no diera los resultados esperados forzó la revisión al alza de los modelos de estimación. Por lo que el 46% se queda corto con las nuevas proyecciones. De hecho, hasta agosto, las prospectivas rondaban el 43% para la mediana del mercado. Por ende, para el mes próximo, se espera otro salto en las proyecciones de inflación, cada vez más lejos de 33% de Guzmán.  

Un factor crucial en el análisis es la evolución de la inflación que se mide sobre la canasta núcleo, el 69,9% de los precios que mide el Indec y que no son estacionales ni regulados por el Estado y que muestran la tendencia subyacente del Índice de Precios al Consumidor. La inflación núcleo, que en  julio y agosto se había moderado hasta un inusual 3,1% volvió a saltar al 3,3% mensual, y quedó con un promedio en los últimos doce meses del 3,8%. En otras palabras, cada acomodamiento de precios relativos buscará alcanzar al menos ese nivel, que equivale a un 56,4% anual, prácticamente el doble de la pauta del Presupuesto.

"Quizás la clave a la hora de analizar estos datos, y ya desde algunos meses, sea desde la perspectiva de que nos encontramos en nuevo régimen inflacionario, más elevado del que conocíamos previo al inicio de la crisis cambiaria en 2018, siendo el año de pandemia un simple outlier de una dinámica ascendente. El dato de 3% es ahora el nuevo promedio del cual tener números por debajo será una sorpresa más que lo cotidiano", resumió el último informe de la consultora Invecq.

La particularidad de este proceso inflacionario y lo que prende las alarmas sobre su sendero de continuidad es que, a diferencia de 2019, la distorsión de precios relativos es mucho más elevada y el saneo del frente fiscal incorporará un incremento tarifario que gatillará parte de este proceso para el año próximo. Además, desde el frente cambiario, las expectativas del mercado siguen al alza. La curva de Rofex indica que el mercado continúa ratificando su view y que el ritmo de devaluación se acelerará a partir del mes de diciembre, una vez concluidas las elecciones, y que tendrá su mayor salto en el mes de enero, con una suba cercana al 6%

Sin que funcione el atraso tarifario ni el dólar como ancla para las expectativas de inflación, para la consultora  "el gobierno avanzó con un congelamiento de precios por 90 días en más de 1.200 productos, que como ya analizamos en un informe de 2019, su incidencia es meramente transitoria y de nada resolverá las cuestiones de fondo".

El efecto inmediato del congelamiento de precios por 90 días es reducir la inflación de acá a enero. Y el mediato, que todo lo que los precios se hayan atrasado hasta fin de año, se concentre en fuertes subas a partir de entonces. Por ende, se reduce la inflación de 2021, a costas de incrementar la de 2022.

 "Si soy optimista, en 2022 tenemos que intentar repetir la inflación de este año", sintetizó esta semana en su paso por el Coloquio de IDEA el ex viceministro Álvarez Agis. Fuentes: primerapagina.info y lapoliticaonline.com.ar

Te puede interesar