Todo por volver: los intendentes buscan cómo sortear la ley y presentarse a la reelección en 2023

PBA 24 de octubre de 2021 Por Visión Política
1576247103503

En el año 2016 el Poder Legislativo de la Provincia de Buenos Aires, mediante la Ley Nº 14.836, eliminó la reelección indefinida de intendentes, legisladores, concejales y consejeros escolares. De este modo, las personas que ocupen dichos lugares están habilitados a una única reelección y, para disputar nuevamente el mismo cargo, deben dejar pasar un mandato. Pero son varios los que han puesto en marcha distintas estrategias para continuar en sus pagos en el futuro.

En la actualidad, 90 de los 135 intendentes de la Provincia no podrían ser reelegidos en 2023. En 2019, de ese total 46 fueron elegidos por Juntos por el Cambio; 39 por el Frente de Todos; uno por Consenso Federal; y dos por partidos vecinalistas.

Con respecto a los nombres propios de mayor peso de la alianza que aglutina al PRO, al radicalismo y a la Coalición Cívica, se encuentran: Jorge Macri (Vicente López), Néstor Grindetti (Lanús), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Julio Garro (La Plata), el radical Gustavo Posse (San Isidro), Héctor Gay (Bahía Blanca), Miguel Ángel Lunghi (Tandil), Vicente Gatica (Bragado), entre otros.

En el caso del Frente de Todos, aparecen: Alejandro Granados (Ezeiza), Mario Ishii (José C. Paz), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Ariel Sujarchuk (Escobar), Fernando Gray (Esteban Echeverria), Juan Zabaleta (Hurlingham), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Julio Zamora (Tigre), Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Mario Secco (Ensenada), Walter Sergio Torchio (Carlos Casares), Julio Marini (Benito Juárez), entre otros.

La ley, sancionada a mediados de 2016 por impulso del actual presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, y respaldada por la entonces gobernadora María Eugenia Vidal, cuenta como primer mandato aquel que comenzó en diciembre de 2015 y “abarca a quienes habiendo sido reelectos en el mismo cargo para un segundo mandato consecutivo, hayan asumido sus funciones y ejercido por más de dos años, continuos o alternados”.

EtugH3-XEAcI4WU

Ante este escenario, algunos jefes comunales de la provincia encontraron una oportunidad para sortear las imposiciones de la ley. La “trampa” implicaría interrumpir el segundo mandato a través de pedidos de licencias y hasta renuncias desde el 9 de diciembre para poder ser candidatos en 2023. Lo mismo sucede para quienes, más allá de ser reelectos en 2019, ocupan otros cargos a nivel provincial o nacional.

Por ejemplo, Gabriel Katopodis, intendente de San Martin, a pesar de haber sido reelecto como intendente en el 2019, asumió en el Ministerio de Obras Públicas de Nación ese mismo año y Juan Zabaleta (Hurlingham) se trasladó al ministro de Desarrollo Social,. Lo mismo sucede con Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Santiago Maggiotti (Navarro) quienes luego de ser reelectos en 2019 asumieron como ministro y viceministro en el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de Nación.

En la misma línea se encuentran casos más recientes como el de los intendentes Martín Insaurralde y Leonardo Nardini, quienes ingresaron al gabinete de Axel Kicillof. El cambio antes de que se cumplan dos años desde la última vez que fueron elegidos evita que el actual mandato se contabilice como un período, por lo que estarán habilitados para volver a competir por el cargo en 2023.

Lo mismo podría suceder con los jefes comunales que son candidatos a ocupar cargos legislativos este año en la provincia de Buenos Aires. Por el Frente de Todos podrían tomar licencia antes del 10 de diciembre el massista Carlos Puglielli (San Andrés de Giles), tercero en la lista de aspirantes a una diputación por la Segunda sección; Mariano Cascallares (Almirante Brown), cabeza de la lista de la Tercera, y Walter Torchio (Carlos Casares), quien lidera la lista de la Cuarta sección.

Del mismo modo podrían sumarse a este grupo el recientemente llegado al oficialismo Cecilio Salazar (San Pedro), quinto en la lista de diputados por la Segunda; Ricardo Alessandro (Salto), anotado en el séptimo lugar en la misma nómina, y Alberto Gelené (Las Flores), que ocupa la  tercera posición en la lista de la Quinta.

Por el lado de Juntos, podrían tomar licencias Claudio Rossi (Rojas), que encabeza la nómina de la Segunda, y Érica Revilla (General Arenales), líder de la lista de la Cuarta, ambos del radicalismo. El jefe comunal de Puán, Facundo Castelli, también tendrá la chance, si, como al resto, lo acompaña el resultado electoral.

48641

Por otro lado, frente a la imposibilidad de renovar sus mandatos, algunos alcaldes ya comenzaron a buscar un sucesor. Tal es el caso de Ariel Sujarchuk, quien ya tendría en Javier Rehel, un dirigente de su riñón.En la misma línea, Alberto Descalzo, el hombre fuerte de Ituzaingó con cortocircuitos en el Frente de Todos, tiene en Pablo Descalzo, su hijo y Jefe de Gabinete de la Municipalidad. Por 2023, dice que “no es una preocupación. Estamos más dedicados a la agenda de la gente que a ver si podemos, o no, volver a estar en una elección. Tanto yo como cualquiera de los intendentes que haya tenido dos mandatos”. Y comentó: “Me parece que eso será materia de análisis para un tiempo después. Hay varias alternativas que se están evaluando y valorando con los legisladores de la Provincia de Buenos Aires. Fuentes: primerapagina.info e informepolitico

Te puede interesar