En un mes se le complica todo: Alberto extiende las sesiones para aprobar el presupuesto de Guzmán

Legislativas 07 de noviembre de 2021 Por Visión Política
615e36f9c761c_940_529!

Después de la elección del 14 de noviembre Alberto Fernández extenderá las sesiones ordinarias del Congreso hasta el 10 de diciembre, con la expectativa de aprobar las leyes que más le interesan antes que ese día se renueve la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado

La principal es el presupuesto de 2022, que Martín Guzmán presentó el 15 de septiembre pero nunca pudo exponer en Diputados porque no lo invitaron, entre otras cosas por las diferencias que tiene con Máximo Kirchner sobre la negociación con el FMI que volvieron a quedar expuestas este fin de semana. 

image_2021-11-02_111133

Si los resultados de las elecciones generales no varían demasiado de las primarias, el Frente de Todos quedará más lejos del quórum en Diputados y en el Senado sólo lo alcanzará con la ayuda de los hasta ahora aliados de Misiones y Río Negro, partidos provinciales que administran sus provincias y sumarán poder para negociar fondos en la Rosada. 

Pero además, llegarán a Diputados en diciembre perfiles altos en la oposición como María Eugenia Vidal, Diego Santilli, Facundo Manes; o economistas como Martín Tetaz, Ricardo López Murphy y los liberales Javier Milei y José Luis Espert

En el oficialismo no hay entusiasmo de regalarles fotos navideñas repudiando un presupuesto que reconoce el fracaso de la expectativa inflacionaria de este año: Guzmán la pautó en 29%, elevó la expectativa a 45% en el texto de la ley de leyes de 2022, pero tal vez en diciembre orille el 50%. 

image_2021-11-02_110632

Para que esa incómoda discusión pase rápido, el jefe del oficialismo en el Senado José Mayans anticipó que Alberto tiene la idea de extender las sesiones ordinarias hasta el 10 de diciembre, el último día que funcionará el Congreso con la composición que lo vio asumir. 

"Las sesiones ordinarias funcionan hasta el 30 de noviembre, pero tengo entendido que se van a extender por el presupuesto. Antes del 10 de diciembre vamos a trabajar todos los temas", anunció el formoseño, durante una reunión de la comisión de Deportes del Senado, que se constituyó por primera vez desde 2019. 

Ni siquiera se había conformado cuando el Congreso tuvo que aprobar de urgencia la actualización de la ley antidopaje, en abril, a riesgo de que los deportistas argentinos no pudieran viajar a los juegos olímpicos de Tokio.

El presupuesto de 2022 ignora los pagos comprometidos con el FMI y el Club de París, que representan casi la mitad de las reservas del Banco Central. Alberto negocia una baja de tasas, pero Máximo Kirchner exige  un plazo mayor a 10 años para la devolución. 

La extensión de ordinarias no es otra cosa que prorrogar la libre actividad del Congreso por fuera del 1 de marzo y el 30 de noviembre. Sin ese trámite, en diciembre, enero y febrero sólo pueden tratarse las leyes que pide el presidente, en lo que se conoce como sesiones extraordinarias. 

El año pasado Alberto prorrogó las ordinarias hasta el 11 de diciembre y envió un listado de leyes para tratar hasta febrero, que luego reformuló varias veces. La mayoría nunca se sancionó porque no pasó el filtro de Diputados, donde al Frente de Todos ya se le empezaba a complicar la construcción del quórum.

Antes del 10/12 seguirá siendo difícil: en el Gobierno empezaron a mirar con preocupación la radicalización del gobernador de Córdoba Juan Schiaretti, quien se involucró en la campaña electoral con un discurso más belicoso del habitual. 

image_2021-11-02_110647

Intenta potenciar la lista de su esposa Alejandra Vigo contra la de Luis Juez, ganador de las primarias de Juntos por el Cambio y con chances de convertirse en noviembre en la figura más votada del país, si algunas encuestas que circulan se hacen realidad.

Esos sondeos atribuyen la resurrección del ex alcalde a que fue el dirigente cordobés más anti albertista. Se diferenció de los gestos favorables del radical Mario Negri al inicio de la pandemia y los acuerdos de Schiaretti para aprobar leyes como el presupuesto, moratorias y la reforma jubilatoria, que incluyeron favores a los cordobeses. 

Sin los cuatro diputados de Córdoba Federal, además de ratificar a sus aliados coordinados por el mendocino José Luis Ramón (misioneros, un rionegrino y el dirigente de Uatre Pablo Ansaloni) para la llegar a la mayoría propia el Frente de Todos necesita la ayuda del trío de lavagnistas (Alejandro Rodríguez, Jorge Sarghini y Graciela Camaño), o hacer un cartón lleno entre los monobloques como el Movimiento popular neuquino (MPN), el riojano Felipe Álvarez y el santacruceño Antonio Carambia

Desde el 10 de diciembre el oficialismo estará más lejos del quórum en Diputados, pero hasta esa fecha el quórum no está fácil porque los cuatro diputados por Córdoba no garantizan su respaldo. Y sin ellos los números están muy finos. 

Nada fácil de lograr para un Gobierno después de una elección con magros resultados como la que se avecina. Además, sería una negociación con pinzas, porque si un aliado decisivo cuestiona un artículo del presupuesto lo haría caer cuando se vote en particular. No se puede tomar ese riesgo. 

La preocupación por llegar al número en Diputados para lo que viene fue un tema de conversación en los pasillos del Congreso durante la semana pasada, cuando hubo sesión en las dos Cámaras. 

De mínima, se deberá conceder cualquier cosa que pidan los aliados de Misiones y Río Negro, que hasta el 10 de diciembre en Diputados resultarán tan decisivos como serán sus coterráneos en el Senado desde el día siguiente. 

Los misioneros reclaman la creación de una zona franca para no competir con los precios competitivos de los países limítrofes, que el presupuesto de 2021 había incorporado, pero el presidente vetó. Y los patagónicos, para sentarse en la mesa, exigen la ejecución de las rutas 22 y 23, que hace quince años le  prometen finalizar. 

image_2021-11-02_110703

Esta semana que pasó, los líderes de ambas provincias mostraron sus armas. El gobernador de Misiones Oscar Herrera Ahuad rechazó el programa de precios cuidados lanzado por Roberto Feletti; y el senador Alberto Weretilneck, la llave del quórum desde diciembre, no fue a la sesión convocada por Cristina Kirchner el último jueves. 

Lo que es seguro en la Cámara baja es que el presupuesto se debatirá la última quincena de noviembre en la Comisión que preside Carlos Heller, quien ya acumula reclamos de gobernadores a través de sus representantes. El principal es un aumento de los subsidios al transporte automotor. El año pasado, con el Poder Ejecutivo más fuerte, tuvo que aceptar 40 modificaciones. 

Pero las miradas de la oposición estarán en las diferentes posturas del oficialismo sobre la negociación con el Fondo Monetario Internacional, que el proyecto ignora por completo. 

Para 2022 hay un devolución comprometida por casi 18 mil millones de dólares, poco menos que la mitad de las reservas del Banco Central. Tampoco está incorporado en el presupuesto los más de 2000 millones de dólares que se le deberían pagar al Club de París

image_2021-11-02_110718

Un reciente informe de la oficina de presupuesto del congreso, interpreta que "de acuerdo al Mensaje de elevación", el Gobierno "asume que dichos compromisos se renegociarán y postergarán más allá de 2024". 

Pero luego recuerda que el FMI no posterga pagos, sino que concede nuevos créditos para refinanciar los ya otorgados y es ese proceso en el que se encuentra la negociación de Alberto con el organismo. 

Este domingo celebró que el G20 haya incorporado en su declaración una recomendación al FMI de revisar las sobre tasas que cobra a países que adquirieron un crédito por encima su participación accionaria. El que recibió Macri en 2018 fue uno de ellos y le significó 3 puntos más de interés, que es lo que Alberto quiere revisar.

Pero el sábado, mientras Alberto se reunía con la titular el Fondo Kristalina Georgieva, Máximo reiteró que, además, el acuerdo debe contemplar un plazo de devolución mayor a 10 años, el más largo que establece el organismo, un período de gracia que el organismo ni siquiera contempla. 

El presidente y Guzmán nunca hablan de plazos especiales, pero la opinión del jefe de los diputados es crucial: una ley sancionada en febrero obliga a revalidar en el Congreso un acuerdo con el FMI. En la oposición lo saben. Y en el Fondo también. Fuentes: primerapagina.info y lapoliticaonline.com.ar

Te puede interesar