Lo que sigue en el reality de Alberto en la Rosada: peronismo clásico y sus ministros camporizados

Nacionales 11 de noviembre de 2021 Por Visión Política
618b054d4421f_940_529!

En la Rosada hablan más del día después de las elecciones que del resultado del domingo y descuentan un escenario de turbulencia interna que desembocará en reacomodamientos en la coalición de gobierno.

En el Ejecutivo ven las encuestas que anticipan una mala elección para el Frente de Todos. Algunas incluso muestran que la ventaja de Juntos se podría ampliar en la provincia. Alberto Fernández intenta anticiparse a un escenario como ese y por eso busca recostarse en el peronismo clásico de la CGT y los gobernadores y en los movimientos sociales.

El presidente busca de ese modo construir el refugio antibombas que se le puede presentar contra Cristina Kirchner, como sucedió luego de las primarias, en las que la vicepresidenta hizo renunciar a todos sus ministros para imponer un recambio de gabinete.

Alberto busca en la alianza con los Gordos de la CGT construir un refugio antibombas, ante la lluvia ácida que puede desatar Cristina Kirchner, como sucedió luego de las primarias, cuando la vicepresidenta impuso un recambio de gabinete.

Paradójicamente, los ministros cercanos a Alberto que sobrevivieron a esa semana de crisis institucional no saben si van a seguir luego del domingo, y por eso algunos de ellos acercaron posiciones con La Cámpora para no ser vistos como el enemigo el día después.

image_2021-11-10_074251

El caso paradigmático es el de Martín Guzmán. El ministro de Economía era uno de los principales apuntados por el kirchnerismo tras las primarias y giró en su discurso a un modelo más digerible para el Instituto Patria. Guzmán estuvo este martes con Eduardo "Wado" de Pedro en Chubut junto al titular de YPF, Pablo González, cercano a Máximo Kirchner. Luego Guzmán se reunió a solas con Axel Kicillof.

Manzur busca erigirse como el representante de los gobernadores en el Ejecutivo que asegure la gobernabilidad y le permita construir su candidatura presidencial.

El ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, tejió una relación con De Pedro y acumuló varios encuentros en las últimas semanas. Este lunes acompañó al ministro del Interior a Tierra del Fuego, en donde mantuvieron reuniones con el intendente camporista Walter Wuoto. Lammens también se mostró con el gobernador Gustavo Melella, enfrentado a La Cámpora.

Por su parte, el jefe de gabinete, Juan Manzur, busca erigirse como el representante de los gobernadores en el Ejecutivo con el objetivo de construir una candidatura presidencial.

image_2021-11-10_074310

En el Gobierno hay dos versiones contrapuestas sobre el futuro de Manzur si el oficialismo pierde por más diferencia que en las primarias. Una indica que si pierde por mucho, podría volverse a Tucumán para no quedarse en la Rosada a ser el chivo expiatorio de la derrota. La otra indica que se quedaría para tratar de articular un gobierno racional en una alianza con los gobernadores.

En este último escenario, Manzur puede tener un competidor interno. Sergio Massa fue quien pidió en primer lugar un acuerdo político con la oposición que luego confluyó en el tanteo de una mesa política con los gobernadores, incluidos los de Juntos por el Cambio y los de partidos provinciales.

Te puede interesar