Los radicales quieren morder algo: la Defensoría del Pueblo porteña, el botín que busca la UCR

CABA 05 de diciembre de 2021 Por Visión Política
la-comida-favorita-del-chavo___Npa52gB9i_1200x630__1

La tensión entre el radicalismo porteño y el PRO por la presidencia de la Cámara de Diputados se trasladó a la Legislatura y, suma incertidumbre a los acuerdos políticos de la Ciudad.

El pliego de María Rosa Muíños como defensora ya tiene luz verde en el PJ y el PRO y lo más probable es que la actual legisladora asuma con 5 años de mandato por delante. El problema es que desde el radicalismo quieren que se extiendan por la misma duración los cargos de Bárbara Bonelli, Arturo Pozzali y Carlos Palmiotti.

image_2021-12-02_115558

Bonelli llegó a Defensoría de la mano de Martín Lousteau, Pozzalli responde a Emiliano Yacobitti y Palmiotti al Tano Angelici. Además el oficialismo tiene otros dos adjuntos: Paula Streger y Silke Arndt.

Hasta 2019 el PJ ostentaba la presidencia y un adjunto en la Defensoría. En marzo de 2019 Alejandro Amor fue votado para un segundo mandato, mientras que Fuks partió en diciembre al Ministerio de Seguridad. A pesar de que el radicalismo contaba con un bloque significativamente más pequeño que el PJ, se quedó con dos adjuntías. En 2019 Angelici se sumó al bloque radical y por eso son 3 los defensores que pertenecen a la UCR.

El pliego de María Rosa Muíños ya tiene acuerdo político y lo más probable es que asuma con 5 años de mandato. El problema es que desde el radicalismo quieren que se extiendan por la misma duración los cargos de Bárbara Bonelli, Arturo Pozzali y Carlos Palmiotti.

"La ley para designar al Defensor es difusa. Algunos juristas la interpretan de tal forma que Muíños tenga cinco años de mandato y otros dicen que debería completar el mandato de Amor", explicaron fuentes parlamentarias. Si bien está el acuerdo para que Muíños reemplace a Amor y asuma por 5 años, no ocurre lo mismo con las adjuntías.

Para poder avanzar con otros los pliegos hace falta que la Legislatura cumpla con varios pasos que no se resolverán antes del 9 de diciembre, fecha pautada para elegir a Muíños. Eso agrega un inconveniente adicional: a partir del 10 de diciembre el bloque radical parará a tener 4 miembros.

image_2021-12-02_115322

"Tenemos los votos para sacarlo sin los radicales", dijeron desde el larretismo sobre el pliego de Muíños. Sería el último recurso, pero también una demostración de fuerza en un momento de tensión extrema entre los principales socios de Juntos por el Cambio.

Larreta quedó atrapado en el fuego cruzado de Elisa Carrió y Yacobitti para definir la presidencia del bloque de Diputados. El titular de la UCR capitalina quiere imponer a un candidato propio, mientras que Lilita busca la continuidad de Mario Negri. Por ahora el jefe de Gobierno no se definió.

Larreta le abrió las puertas de la administración porteña a tres dirigentes del sector de Yacobitti y Lousteau: María Inés Gorbea ira a la Secretaría de Ambiente, Juan Nosiglia a Deportes y Leandro Halperín a Derechos Humanos. Aunque antes deberán votar la leyes para habilitar los mega negocios inmobiliarios de Costa Salguero, la Dubai de Costanera Sur y otros 11 convenios urbanísticos.

Esa pelea puede trasladarse a la Ciudad. Larreta le abrió las puertas de la administración porteña a tres dirigentes del radicalismo-loustoísmo: María Inés Gorbea reemplazará a Eduardo Macchiavelli en la Secretaría de Ambiente, Juan Nosiglia irá a Deportes y Leandro Halperín a Derechos Humanos. Aunque antes deberán apoyar las leyes para rezonificar Costa Salguero, la Dubai de Irsa en Puerto Madero y otros 11 convenios urbanísticos.

Pero la pelea es más profunda. En el radicalismo también le cuestionan a Larreta los acuerdos para cubrir diferentes vacantes en la justicia porteña que cerró con Juan Manuel Olmos, como quedó demostrado con la designación de Marcela Millán y Carolina Stanley, la Defensora General y la Asesora tutelar porteñas, sitios en donde la UCR tiene intereses propios. Fuentes: primerapagina.info y lapoliticaonline.com.ar

Te puede interesar