Manzur ya piensa armar un harén: con la caída del presupuesto, a los gobernadores los tiene de rodillas

Nacionales 26 de diciembre de 2021 Por Visión Política
D8epBrqX4AAk68q

Juan Manzur le habría dicho a Paolo Rocca y a la CGT que si el Gobierno no llega a un acuerdo con el FMI dejará la Jefatura de Gabinete. La Nación publicó que el tucumano supeditó su estadía en la Rosada a una negociación fructífera con el Fondo, algo que sus allegados desmienten.

Manzur atraviesa un momento agridulce al frente de la Jefatura de Gabinete. No sólo por los recelos de Alberto Fernández, sino porque tiene mucha competencia interna en el Frente de Todos, en especial con el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro y el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa.

Pero por otro lado, el tucumano le encontró un rédito político a la caída del Presupuesto en el Congreso, ya que ahora las partidas para los ministerios y las provincias se deberán reasignar desde la Jefatura de Gabinete. Los gobernadores, incluso los oficialistas, son los principales perjudicados por la caída de la ley que obliga al presidente a prorrogar el presupuesto de este año.

En ese campo minado que es hoy el Frente de Todos, Manzur se replegó de su alta exposición pública inicial, para concentrarse en la construcción de relaciones en el establishment, buscando presentarse como la cara "racional" y capitalista del Gobierno. 

La muñeca Manzur para el rediseño del presupuesto podría ser clave para el acuerdo con el FMI, lo que le podría servir para reflotar su diluido proyecto presidencial "Juan 23". Un trabajo político que se complementa con la posibilidad de subir algunas tasas de la mano de un acuerdo con los gobernadores, que la Casa Rosada convocó este lunes para discutir un nuevo pacto fiscal.

Como explicó este medio, Manzur había dejado correr su candidatura presidencial como una manera de recuperar la iniciativa inicial que había mostrado al desembarcar en la Rosada y de mantenerse vigente en Tucumán, donde ahora gobierno Osvaldo Jaldo.

image_2021-12-25_034542

En ese campo minado que es hoy el Frente de Todos, Manzur se ha replegado de la exposición pública para concentrarse en la construcción de relaciones en el establishment, buscando presentarse como la cara "racional" y capitalista del Gobierno, una tarea en la que lo ayuda el empresario Gustavo Cinosi. Acaso por eso se filtraron sus declaraciones sobre la posibilidad de patear el tablero si no se acuerda con el FMI. 

"Buscó empatizar con sus interlocutores, pero está muy bien en Buenos Aires y nada indica que esté pensando en volver a Tucumán", comentó un dirigente que lo conoce bien. Con un agregado: si no prospera su proyecto presidencial se habla de su asunción como senador nacional, ya que en las últimas elecciones fue parte de la boleta como primer suplente.

image_2021-12-25_034537

Como sea, Manzur tendrá la semana que viene una prueba importante en su rol de articulador del gasto y los ingresos del Gobierno: el lunes deberá juntar a la mayor cantidad posible de los gobernadores con Alberto para firmar el Consenso Fiscal 2022. Esta firma que se viene prorrogando cada año desde el mandato de Mauricio Macri, habilita a las provincias a subir impuestos justo cuando se quedaron sin presupuesto. 

Pero las negociaciones nunca son fáciles: Horacio Rodríguez Larreta ya anticipó su rechazo y hay gobernadores oficialistas como el entrerriano Gustavo Bordet que tendrán conflictos. El nuevo Pacto Fiscal permite el impuesto a la herencia que Bordet derogó en su provincia por "inconstitucional". Fuentes: primerapagina.info y 0221.com.ar

Te puede interesar