Cerca de Dios y lejos de Argentina: todos los detalles del encuentro entre el Papa y Alberto

Generales 14 de mayo de 2021 Por Visión Política
El papa Francisco recibió al presidente Alberto Fernández en el Aula Paulo VI, ubicada a pocos metros de Santa Marta.
JCGRVDBTBQGXVIIKMBCDQ4ODCQ

El presidente Alberto Fernández calificó su encuentro con el papa Francisco como “muy lindo” al salir del hotel que lo hospeda en Roma rumbo al Palacio del Quirinal, donde compartirá un almuerzo con el presidente de Italia, Sergio Mattarella.

“Fue un muy lindo encuentro, hacía un tiempo que no lo veía por lo tanto reencontrarlo fue muy grato para mí”, introdujo ante la consulta de los periodistas que cubren la gira oficial a Europa.

imagen_2021-05-14_110103

Y continuó: “Hablamos de todos los problemas que aquejan al mundo y que aquejan a la Argentina; como siempre él con su gran predisposición para ayudarnos”.

“Le comenté lo que estábamos haciendo, cómo estábamos avanzando en las negociaciones y como siempre hace, él me expresó su idea de apoyarnos en todo lo que pueda apoyarnos”, completó.

- ¿Lo invitó a la Argentina?

- Siempre lo invito, pero es una decisión de él.

El contacto con la prensa duró menos de 50 segundos. El jefe de Estado partió rápidamente desde el Sofitel ubicado sobre Vía Veneto, a metros de Villa Borghese, rumbo a la comida que también tiene como invitados a todos los integrantes de la comitiva argentina, entre ellos el canciller Felipe Solá, el ministro de Economía Martín Guzmán y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

En una segunda instancia, Fernández irá al Palacio Chigi, donde lo espera el primer ministro Mario Draghi, en una Roma soleada, donde se advierten los signos de la pandemia: hay muy pocas personas por las calles, algo que contrasta con el escenario habitual de una de las capitales más elegidas por turistas de todo el mundo.

El papa Francisco recibió al presidente Alberto Fernández en el Aula Paulo VI, ubicada a pocos metros de Santa Marta. El mandatario argentino arribó en un auto negro e ingresó por una calle lateral a la Basílica de San Pedro a las 4.52 (hora argentina). La audiencia comenzó puntual, a las 5 (hora argentina) y duró 35 minutos.

Al finalizar el encuentro, desde el Vaticano destacaron “las buenas relaciones bilaterales existentes” entre ambos líderes, y la intención de “seguir desarrollando la colaboración en sectores de interés mutuo”.

imagen_2021-05-14_110120

“También nos centramos en la situación del país, con especial referencia a algunos problemas como la gestión de la emergencia pandémica, la crisis económico-financiera y la lucha contra la pobreza, destacando, en este contexto, el importante aporte que la Iglesia Católica ofrecido y sigue asegurando”, agregaron los voceros eclesiásticos.

Junto al Presidente llegaron la primera dama Fabiola Yáñez, el canciller Felipe Sola, el ministro de Economía, Martín Guzmán, y los secretarios Guillermo Oliveri (Culto), Gustavo Béliz (Asuntos Estratégicos), Julio Vitobello (General de la Presidencia) y Juan Pablo Biondi (Medios y Comunicación).

Alberto Fernández y Francisco estuvieron a solas, y al concluir la audiencia fue el turno del saludo protocolar de la delegación con el Papa, la foto oficial y la entrega de obsequios.

¿Cuáles fueron los regalos entregados? Productos orgánicos de miel y de la cocina del Papa Francisco de jóvenes recuperados de adicciones de los hogares de la villa 3, una medalla por el aniversario de Malvinas, una estola de la Basílica de San José de Flores y estatuilla de San José (réplica de la que está en la basílica) con una estampita de Lujan, una colección de la Divina comedia traducida y un libro biográfico de Discépolo.

El sumo pontífice, por su lado, le entregó una copia de su tercera encíclica, “Fratelli Tutti”, y un mosaico que representa al hombre y la mujer que responden a la invitación del Señor en el Génesis y cultivan la tierra, cuidándola. La inscripción en el lateral dice: “Que el fruto de la tierra y del trabajo del hombre se convierta en alimento para la vida eterna”.

Luego, el Jefe de Estado y su canciller Solá mantuvieron un encuentro por separado -y por unos 40 minutos- con el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado Vaticano, para analizar los temas comunes diplomáticos. Estuvieron presenten también Oliveri y el secretario de Relaciones con los Estados del Vaticano, monseñor Paul Richard Gallagher.

imagen_2021-05-14_110151

Cómo fueron los otros encuentros entre el papa Francisco y los presidentes argentinos: detalles y gestos en 10 fotos

A casi seis meses de la sanción de la ley del aborto, Alberto Fernández y el Papa Francisco mantuvieron un encuentro en el Aula Paulo VI del Vaticano para analizar la situación del mundo ante la pandemia, la estrategia de negociación ante el FMI y la importancia del acuerdo de Cambio Climático de París.

El Sumo Pontífice recibió al presidente argentino en el Aula Paulo VI, ubicada a pocos metros de Santa Marta. Estuvieron a solas durante 35 minutos, nueve menos que en su anterior reunión. Al concluir la audiencia fue el turno del saludo protocolar de la delegación con el Papa, la foto oficial y la entrega de obsequios.

imagen_2021-05-14_110144

¿Cuáles fueron los regalos entregados? Productos orgánicos de miel y de la cocina del Papa Francisco de jóvenes recuperados de adicciones de los hogares de la villa 3, una medalla por el aniversario de Malvinas, una estola de la Basílica de San José de Flores y estatuilla de San José (réplica de la que está en la basílica) con una estampita de Lujan, una colección de la Divina comedia traducida y un libro biográfico de Discépolo.

Se trató de la segunda vez que el papa Francisco recibe a Alberto Fernández. Previamente, se había reunido con los dos mandatarios que precedieron al actual Presidente: Cristina Kirchner, en siete oportunidades (aunque algunos de esos encuentros se dieron fuera del ámbito vaticano), y Mauricio Macri, en dos ocasiones. Los contextos en los que ocurrieron esas audiencias, su duración y los obsequios entregados ofrecen detalles comparables en el tiempo.

imagen_2021-05-14_110159

El primer encuentro entre Cristina Kirchner y Francisco tuvo lugar el 19 de marzo de 2013, poco después de que Bergoglio fuera elegido Papa, y un día antes de la ceremonia formal de consagración de la Iglesia. Fue un almuerzo en la residencia Santa Marta y estuvo marcado por un clima de distensión, con un diálogo fluido y sin desencuentros que duró alrededor de media hora. Ella le regaló un equipo completo de mate y un poncho confeccionado en Catamarca. De esta manera, quedaron descartadas las primeras versiones sobre una supuesta relación distante entre la entonces Presidenta y el Sumo Pontífice.

Los rumores se remontan a la época de Bergoglio al frente del Arzobispado de Buenos Aires, cuando en 2006 el entonces presidente Néstor Kirchner decidió esquivar la tradición de realizar el Tedeum en la Catedral metropolitana y lo llevó a las provincias. Luego, en el conflicto del Gobierno por el campo por la recordada Resolución 125, Bergoglio se mostró a favor del agro y criticó las medidas impulsadas por la entonces jefa de Estado Cristina Kirchner.

La segunda vez que el Papa se encontró con Cristina Kirchner fue en Río de Janeiro, Brasil, el 28 de julio de 2013, en el marco del acto de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud. En aquella oportunidad el Sumo Pontífice dialogó durante unos minutos con la entonces Presidenta y le obsequió un pequeño par de zapatillas de cuero y medias blancas para su nieto recién nacido, Néstor Iván, hijo de Máximo Kirchner.

imagen_2021-05-14_110211

La tercera cita fue mucho más extensa y tuvo lugar el 17 de marzo de 2014, en el salón de audiencias de la sala Paulo VI de la Santa Sede. Fue un almuerzo de dos horas y media, con motivo del primer año de papado de Francisco. Cristina Kirchner le regaló al Papa un retrato del beato Oscar Arnulfo Romero, de Eugenio Cuttica, y una canasta con productos regionales argentinos. El Sumo Pontífice, por su parte, le obsequió una copia del siglo XI de un ícono de la Virgen de la Ternura de la catedral de Vladimir.

El siguiente almuerzo, con agenda abierta, fue el 19 de septiembre de ese año en la residencia Santa Marta. En aquella ocasión, nuevamente marcada por la distensión y cordialidad, Cristina Kirchner le obsequió cuadros de pintores argentinos, miel de productores locales y una escultura de la Virgen Desatanudos.

El quinto encuentro se realizó el 6 de junio de 2015, en el Vaticano. Se prolongó por casi dos horas. “Fue muy bueno, un domingo, a diferencia de otras veces que he venido y ustedes saben que para los católicos el domingo es un día de descanso”, señaló Cristina Kirchner a la prensa después del encuentro.

Su siguiente encuentro fue en Paraguay, el 12 de julio de ese año. La entonces Presidenta aprovechó la gira que realizó el papa Francisco por algunos países de Sudamérica y se dirigió a Asunción, más precisamente el parque Ñu Guasú, donde se acercó a saludar al Sumo Pontífice en tras la misa de cierre y le obsequió una copia de recortes de diarios de época con el rezo de Juan XXIII por la salud de Eva Perón.

imagen_2021-05-14_110218

Lo mismo ocurrió el 20 de septiembre de 2015, cuando Cristina Kirchner viajó a Cuba para saludar brevemente al Papa durante la multitudinaria misa que brindó en la Plaza de Revolución. Fue la última vez que como presidenta de la Nación se encontró con el Sumo Pontífice.

Mauricio Macri, por su parte, tuvo su primera reunión como presidente con el papa Francisco el 27 de febrero de 2016 en la Biblioteca del Palacio Apostólico, luego de meses de rumores sobre cortocircuitos en su relación. El encuentro fue corto, protocolar y duró tan solo 22 minutos. Estuvo marcado por la distancia y frialdad, lejos de los gestos de complicidad que hubo durante las visitas de Cristina Kirchner. Por estos motivos, aquella jornada quedó signada por las especulaciones sobre el vínculo entre ambos.

El entonces jefe de Estado le obsequió al Papa un poncho de vicuña, varios CDs de tango y chamamé y la Cruz de Matará, un símbolo jesuítico de Santiago del Estero y Chaco. Por su lado, el Papa le dio el nuevo medallón del Vaticano, decorado con un olivo que simboliza la unidad, la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” y la encíclica “Laudato si’”.

imagen_2021-05-14_110224

Ocho meses después de aquel encuentro, el 15 de octubre de 2016, el papa Francisco volvió a recibir a Macri. Esta vez, los ánimos fueron distintos. La reunión se realizó en la sala Paulo VI de la Santa Sede y duró una hora. El entonces mandatario contó que hablaron sobre la pobreza, la lucha contra el narcotráfico y el cambio climático; y le obsequió una escultura hecho por el artista Alejandro Marmo, que simboliza el diálogo interreligioso, realizada con materiales de descarte. “Fue una buena reunión”, resumió el ex jefe de Estado.

El único encuentro -hasta hoy- del Papa con Alberto Fernández tras su asunción como presidente fue el 31 de enero de 2020. El tono del primer intercambio entre ambos dio la pauta de que se trataría de un encuentro distendido. Tras saludarse, el jefe de Estado le indicó al Sumo Pontífice: “Pase usted”. “No, primero el monaguillo”, le respondió, entre risas.

imagen_2021-05-14_110249

Después de 44 minutos finalizó el encuentro y la delegación argentina le entregó a Francisco un coffee table book con fotos de los bares históricos de Buenos Aires, una obra en telar realizada por trabajadores con discapacidad de la Asociación Civil Granja Andar, y una figura hecha a mano del Negro Manuel, un esclavo que fue el primer custodio de Nuestra Señora del Luján. El Sumo Pontífice, por su parte, le entregó al jefe de Estado una escultura con forma de medallón que tenía un olivo, una vid y una paloma, simbolizando la paz.

imagen_2021-05-14_110231

Cuáles fueron los regalos que intercambiaron el papa Francisco y Alberto Fernández

Como ocurre en cada encuentro entre la máxima autoridad eclesiástica del Mundo y algún mandatario nacional, el Papa Francisco y Alberto Fernández intercambiaron sus respectivos regalos protocolares durante el encuentro pactado en la gira europea del presidente argentino.

Productos alimenticios, una medalla y una estatuilla desde un lado y una copia de la última encíclica y un mosaico desde el otro fueron los obsequios intercambiados entre Francisco y Fernández, durante un encuentro que pareció buscar formalidad entre dos personas que habían mantenido una amistad en el pasado.

imagen_2021-05-14_110305

Durante la cita llevada a cabo en el Aula Paulo VI, ubicada a unos pocos metros de Santa Marta, el presidente de la Argentina le obsequió al máximo pontífice productos orgánicos de miel y de la cocina del Papa Francisco de jóvenes recuperados de adicciones de los hogares de la villa 3, una medalla por el aniversario de Malvinas, una estola de la Basílica de San José de Flores y estatuilla de San José (réplica de la que está en la basílica) con una estampita de Lujan, una colección de la Divina comedia traducida y un libro biográfico de Enrique Santos Discépolo.

Por su lado, el Papa Francisco le entregó una copia de su tercera encíclica “Fratelli Tutti” (Todos hermanos) y un mosaico que representa al hombre y la mujer que responden a la invitación del Señor en el Génesis y cultivan la tierra, cuidándola. La inscripción, sobre un lateral del objeto, reza: “Que el fruto de la tierra y del trabajo del hombre se convierta en alimento para la vida eterna”.

La tercera encíclica obsequiada por Francisco fue publicada por el Vaticano el último 3 de octubre en el Convento de San Francisco de Asís. Durante el acto, llevado a cabo en el Aula Nueva del Sínodo, el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, detalló que el máximo pontífice puso de relieve que “la fraternidad no es una moda que se desarrolla en el tiempo, si no la manifestación de actos concretos”.

imagen_2021-05-14_110315

El título elegido para esa encíclica se basó en un intento del Papa de construir “un mundo más justo y fraterno en sus relaciones cotidianas, en la vida social, en la política y en las instituciones”, especialmente mientras la comunidad mundial atraviesa una pandemia nunca vista a lo largo del último siglo.

De hecho, ese extenso documento reflexionó a lo largo de sus ocho capítulos sobre cómo la emergencia sanitaria mundial ha servido para demostrar que “nadie se salva solo” y que ha llegado el momento de que “soñemos como una única humanidad” en la que somos “todos hermanos”.

El presidente argentino llegó al Vaticano a bordo de un auto negro e ingresó por una calle lateral a la Basílica de San Pedro a las 4.52, hora argentina (9.52 de Europa central) y la audiencia comenzó a las 5 (10 hs. locales) y duró unos 35 minutos.

Junto al Presidente llegaron la primera dama Fabiola Yáñez, el canciller Felipe Sola, el ministro de Economía, Martín Guzmán, y los secretarios Guillermo Oliveri (Culto), Gustavo Béliz (Asuntos Estratégicos), Julio Vitobello (General de la Presidencia) y Juan Pablo Biondi (Medios y Comunicación).

Fue el primer encuentro entre ambos desde que en la Argentina se aprobara la ley de legalización del aborto. Durante la charla, el Papa y el presidente analizaron la situación del Mundo ante la pandemia, debatieron sobre la estrategia de negociación del país con el FMI ante la deuda contraída y destacaron la importancia del acuerdo del Cambio Climático de París.

Luego de la cita personal, Fernández y el canciller Felipe Solá mantuvieron un encuentro de unos 40 minutos por separado junto al cardenal Pietro Parolin, secretario general del Vaticano, para resolver asuntos diplomáticos en común. De ese encuentro también participaron Oliveri y el secretario de Relaciones con los Estados del Vaticano, monseñor Paul Richard Gallagher. Fuentes: primerapagina.info e infobae.com

Te puede interesar